Jesús perdió una chispita



Jesús perdió una chispita de luz de su aureola.
Y un dulce botón nació a la vida.
Jesús buscó entre sus cosas su chispita perdida.
El botón latió, creciendo día a día.
Decidió Jesús que su chispita de luz, por allí aparecería.
Y el botón nació Lorenzo.
Jesús dijo ¡Ahí está mi chispita perdida!
y vio feliz, que era bueno lo que su chispita hacía.
Safe Creative #1011247926229

©Silvia Beatriz Giordano
Publicar un comentario

Entradas populares