Emanuel se llamaría

Emanuel se llamaría
de sostenerlo en mis brazos.
Emanuel, mi pequeñito…
Saltaría en mi regazo balbuceando incoherencias
de un idioma no aprendido
y saberes no encontrados.
Emanuel se llamaría.
Emanuel mi pequeñito…
que eligió ser sólo un sueño
hace ya tantísimos años.
Los hijos engendrados y no nacidos deben tener nombre y ser bautizados para estar bajo el amparo de Dios.
Emanuel no sobrevivió al embarazo. Murió entre el 5° y 6° mes de gestación. Hasta hoy sigo pensando en él. 
Silvia Beatriz Giordano
Etiquetas de Technorati:
13 comentarios

Entradas populares

Y la vida