Moralina Barata


Moralina barata que llene cartelones sobre muros
invada la acera y la calzada,
quiero ver el pasto verde quebrado por las gotas de rocío
cada día...
Cada día mojar mis pies en ese pasto
y humedecer las palmas de mis manos.

Moralina barata que permita amanecer cada mañana
sin el miedo al ocaso inevitable,
respirar el mismo aire y disfrutar las mismas flores
cada día...
Cada día escuchar el mismo canto de los pájaros
y regodearme en el silencio o aturdirme con los ruidos destemplados.
Photobucket

Moralina barata redundante
que me agobie como ciudadano smog
o expanda mis pulmones como fresca brisa de montaña
cada día...
Cada día sentir que sigo viva y que la vida me rodea
burbujeante, irrefrenable
hasta en el mismo misterioso rito de la muerte.

Moralina barata pregonera
que enrojezca mis mejillas de vergüenza
ante mi envidia reprochable pero válida
y haga bullir la adrenalina por mis venas
cuando la rabia me abraza
cada día...
Cada día regodearme en la carnal caricia de mi hombre
y en el cálido beso de mi hijo.

Moralina barata populera
que provoque la sonrisa petulante del creído
y dibuje la sorpresa en la faz del ignorante
cada día...
Cada día el agrio olor humano se me acerque
al terminar la jornada de trabajo
el gesto impreciso en la boca y los miembros agotados.

Moralina barata clase media,
moralina barata y cotidiana.




Silvia Beatriz

12 comentarios

Entradas populares

Y la vida