Casi Silencio

Mullido y suave terciopelo azul profundo
Diamantado de rielantes estrellas
En noche de luna ausente.
Mis pasos sin destino
Siguen la senda a campo traviesa
En un horizonte sin límites
De llana pradera cubierta de espesa hierba.
Aromas a albahaca y a canela
Se mezclan al mango y los jazmines,
Y el canto lujurioso de los grillos
Se atona con las ranas.
El lejano murmullo de los búhos
Da la nota grave a bella melodía.
Paraíso terreno.
Edén nocturno.
Follaje rumoroso
Acunado por la suave brisa
Que agudiza los sentidos.
Y tímidas gotas de rocío se posan,
Leves,
En mis manos desnudas.
Desprendida del cielo,
Una fugaz estrella,
Rauda,
Marca mi camino.

Silvia Beatriz Giordano

Publicar un comentario

Entradas populares