Según pasa el tiempo de Silvia B. Giordano



                                                            

Abraza la almohada como a un amante querido y sus cabellos grises resaltan, alborotados por el sueño, sobre la funda estampada con colores gastados. ¡Cuántas veces vi su cabeza así a lo largo de los años!…Tan amadas sus facciones como su alma, contemplarla en el descanso hace que mi pecho se dilate de emoción.

 

Siempre ignorante de mis desvelos – se preocuparía al conocerlos – desgrana sus sueños con suaves ronquidos y murmullos  privados y aunque afino mi oído para escucharlos, no puedo captar su significado. Íntimos y ocultos…fuente de muchas de mis inseguridades. ¿Sueña con alguien especial, más importante que yo?… ¿Con nuestros hijos, tan lejanos en el mundo, tan próximos en nuestro corazón? ¿Con la vida que se nos va? ¿Con lo que quiso y no pude darle? ¿Con lo que tuvimos y ya no tenemos?…

 

Casi toda una vida juntos… y verla dormida, el rostro relajado, la boca levemente abierta por donde se evaden sus suspiros, aún ahora me llena de ternura y de ansiedad.  El amor sigue aquí, dentro de mí. Un amor que fue cambiando, caminando etapas diferentes cuando diferentes fueron los años, pero fuerte y definitivo.  Cuarenta años es tanto…que adivino sus palabras antes de que salgan de su boca…que hasta sus gestos son reflejo de los míos. Ya no somos Inés  y  Carlos. Somos Inésycarlos. Uno sólo conviviendo en cuerpos diferentes, separados por un mínimo espacio y rodeados de efectos y afectos compartidos.

 

¿Quién diría, no?, con las arrugas escondiendo la piel lozana y fresca. Con las canas matizando ¿matizando?…no, cubriendo totalmente su cabeza y con tanto poder. Si ella lo supiera…

 

-¿Qué pasa, viejo?, ¿No podés dormir?-, me pregunta, acomodando la sábana.

Niego con la cabeza, incapaz de emitir una sola palabra.

 

            -Vení. Durmamos abrazados. Como en los viejos tiempos-  extiende los brazos y mi cobijo en ellos.

                                                                                                     Silvia Beatriz Giordano
Publicar un comentario

Entradas populares