Enrique Deppe: poeta, escobarense y casi olvidado

Páginas Blancas


Páginas en blanco, mudas, frías

hermanas del silencio, de la nada.

Páginas simples que las siento mías

porque son el receptáculo de mi alma.

Páginas en blanco, solas, muertas

compañeras de mis noches trasnochadas

testigos de mi insomnio y de mi pena.

Páginas sueltas, tranquilas y calladas.

atraído por tus encantos de sirena

paso mis horas enteras desveladas

atrincherado detrás de mis ideas

y esperando que surja la palabra.

Cuando me canse de esta larga espera

he de escribir mi nombre en éstas páginas

con la propia sangre de mis venas

en un rapto de locura de distancias.

...Y volaré sobre la noche inmensa,

usándolas a todas como alas,

por no ser prisionero de la tierra,

por no querer jamás abandonarlas.

Páginas en blanco, mudas, fías.

Páginas sueltas, tranquilas y calladas.

Donde hay lugar para la fantasía,

hay lugar para mi alma.


Enrique A. Deppe

Poemas para una ciudad cualquiera - 1965


2 comentarios

Entradas populares